EL NARRADOR (1)

Hay relatos que nos cuenta la vida, basados en las realidades de personas variopintas, de tiempos concretos, de lugares en los mapas. Más o menos novelados, son los que yo suelo contar tras escucharlos con atención. Y también hay relatos que nos cuenta la fantasía, en los que no existen lugares en los mapas, ni tiempos concretos, donde es posible lo imposible para los personajes que los pueblan. Más o menos desprovistos de ficción, son los que yo no suelo contar, tras imaginarlos, o soñarlos, con deleite. No suelo contarlos pero, a veces, como en estas historias, los cuento. Logro desdibujar tiempos y lugares, consigo incluso que mis personajes crezcan hasta hacer peligrar la integridad del cielo con las testas o disminuyan hasta que la nada amenaza sus tamaños. No logro, sin embargo, que esas brujas, esos sabios, esos eternos, esos enamorados, esos homicidas, esa hermosa Bel, ese apuesto Pol, esa agraciada Rosalinda, se libren de amar, de odiar, de sentir como las personas de la vida real.

 

 

El narrador
Imagen de Julia Schwab en Pixabay

Ustedes me han dado alimento y cobijo en esta fría noche, enemiga de vagabundos y peregrinos, y yo, mientras paladeo este exquisito licor que alivia el peso de mi vejez, les contaré las historias de la hermosa Bel, del apuesto Pol y de la no menos agraciada Rosalinda. La vida y la muerte caminan tomadas de la mano, y nosotros somos mensajeros de ese idilio inevitable. Mis ojos apenas ven de tanto como han visto, y por eso les digo que el amor y el odio son dos caras de un mismo corazón. Le hablo a este perrillo que me acompaña de la bondad y de la maldad, y en ocasiones advierto que ambas se entreveran en mis palabras, nada extraño pues sus ramas se nutren de un tronco común. Busco la tierra donde nací, pero no la encuentro. Las gentes me orientan, y yo me pierdo siempre en algún recodo de los senderos como si estuviese condenado a repetir mi relato, lo único que poseo, por los confines interminables del laberinto de mis pasos. Remedes no era un hombre bueno, Raimon no era un mal hombre. Remedes es hoy una sombra que vaga entre sombras mientras pide perdón a sus padres y a su hermano, también a Los Dioses, en los que nunca creyó, y Raimon es polvo en el viento. Al norte, más allá de Las Montañas, viven Los Bárbaros. Al oeste se extienden Los Valles. Al este cubren la tierra Los Bosques. Y al sur, cuando finalizan Los Desiertos y Las Ciénagas, aparecen las costas de El Mar. El río de Los Valles del Oeste nace en Las Montañas, en las mismas fuentes que el río de Los Bosques del Este, y los dos se unen de nuevo antes de morir en El Mar del Sur. Remedes se citó con la vida un día tormentoso de invierno en una humilde aldea de pescadores lamida por las aguas saladas. Doria, la madre, acomodada en el suelo de su cabaña sobre hojas secas, lo parió ante la expectante mirada de Valior, que guardaba silencio con el ceño contraído por la ofuscación del padre que no comprende por qué su gozo debe soportar la prueba del sufrimiento de la esposa. Una centella rasgó el cielo oscurecido al salir el hijo de la madre, y un trueno sordo y prolongado se confundió con el llanto de Remedes. Su hermano Filipo, entre los brazos de Valior, comenzó a gritar de pronto, temeroso de la tempestad o acaso al descubrir en él, en las facciones sanguinolentas del recién nacido, los rasgos futuros del ser que lo había de matar.

PUEDE LEERSE GRATUITAMENTE LA NOVELA A TRAVÉS DEL SIGUIENTE ENLACE: YUMPU, CASA EOLO, HUESCA.

5 comentarios sobre “EL NARRADOR (1)

  1. El narrador de historias fantásticas, lo he leído tres veces, tres, quizás teniendo en cuenta las recomendaciones de la “brujología” de repetir tres veces el conjuro o encantamiento para que surja efecto. Pero nada, ni aún así se me contagia algo de la magia tuya a la hora de escribir.
    Dices: “Ya ha sido traducida a seis idiomas; por algo será, digo yo”. ¡Felicitaciones! Sólo puedo hablar por mí: encuentro que tu obra es deliciosa, tierna y cautivadora, en la mejor tradición del realismo mágico. Es un puente que hace conectar nuestra realidad actual, madura y más o menos responsable, los caminos ya trillados, con un retorno a la ausencia de limitaciones de la niñez y juventud, cuando la primera pisada dejaba su huella en la nieve virgen. Y es esa huella, la que deja su lectura, lo que la hace tan especial.
    Amén de la maestría y genialidad de escribir toda la obra en un solo párrafo, ni un solo punto y aparte. Habilidad reservada a pocos. Chapeau!

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues, como le dijo Gabo a una mujer muy hermosa a la que le gustaba un atardecer, «Te lo regalo». Quiero decir que voy a ir regalando El narrador una vez por semana, aproximadamente, a quien no lo haya leído. A ti, amigo, bienvenido y gracias, una vez más, por el tiempo y los elogios que me regalas a mí.

      Me gusta

Responder a Q.M. Cancelar respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .